Qué Son y Cómo Funcionan

Una nueva modalidad en términos de sustentabilidad, diseño, paisajismo y tecnología.

Son una nueva aplicación de la jardinería a la arquitectura, con una nueva manera de cultivar plantas sin necesidad de suelo.

Algunos le llaman “muros verdes” y a nivel mundial ya son una fuerte tendencia en el uso del espacio priorizando la calidad de vida y el desarrollo sustentable, ya que con ellos, se busca introducir la naturaleza en los ambientes, y establecer convivencia y cotidianeidad con la naturaleza, recreando a través de los jardines verticales un oasis vegetal que logre dotar de vida cualquier tipo de ambiente, y ciudad. 

Pueden adaptarse a espacios exteriores tanto como interiores, en cualquier entorno climático, y en todo tipo de superficie.

 

 

 

Los jardines Verticales funcionan con una perfecta impermeabilización imitando la naturaleza.

RIEGO: El sistema de riego está diseñado especialmente para minimizar el consumo de agua. Consiste en una unidad automatizada que controla la inyección de nutrientes y el ciclo de riego.

 

LUZ: La elección del plantado se hace en base a la incidencia de la luz natural o artificial del lugar donde se desea realizar.

 

 

MANTENIMIENTO: Necesitan muy poco mantenimiento ya que funcionan bajo el sistema hidropónico: cultivo sin tierra, las plantas viven de los nutrientes suministrados por medio del agua. El gasto de agua es mínimo, puesto que el agua sobrante vuelve a ser reutilizada para posteriores riegos. El único mantenimiento necesario es una revisión periódica de las instalaciones, así como eventuales podas.